Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Cuando se traba la cerradura de una puerta, la preocupación puede aturdirnos y no dejarnos pensar con objetividad momentáneamente, por lo que te recomendamos respirar profundo para recuperar la tranquilidad y poder clarificar las ideas, sólo así retomarás la calma para poder resolver la situación.
Puedes intentar usar una ganzúa, un clip, una tarjeta, pero dependiendo de las características de la cerradura, existe otra alternativa, que es la técnica del bumping, de mucha utilidad en casos extremos, donde haya cilindros tipo sierra o de seguridad.
Para esto se utiliza una llave bump, que es una especie de llave maestra que se caracteriza por tener todas sus ranuras en la profundidad máxima posible para una llave, por lo que se adapta a las ranuras del cilindro donde se va a introducir para intentar girarla y aliviar el bloqueo, pero cuando no cede, debe aplicarse la técnica pudiendo resultar rota la cerradura internamente.
Aunque parece sencilla, la técnica tiene sus detalles, como requerir precisión y la rapidez necesaria para emitir un golpe en la llave una vez se sienta que ha engranado con las ranuras internas del cilindro.
Si éste se resiste por más intentos que se hagan, si tocará llamar a un cerrajero, pero generalmente puede ser ejecutada por nosotros mismos, sin tener que esperar a un especialista.
Cómo es el proceso bumpingConocido como técnica del golpe, consiste en varios pasos rápidos pero precisos para lograr desbloquear una cerradura.
En principio, la llave bump que se posea debe engranar en la cerradura trabada que se intenta abrir, puede que se requiera una llave bump de la misma marca que la cerradura que se tiene que violentar, pues cada modelo tiene ranuras diferentes.
Para conseguir una llave de este tipo, se recomienda conversarlo con el fabricante de la cerradura dela puerta, sobre todo si se trata de puertas de seguridad, no vayan a malinterpretar tus intenciones.
Una alternativa, si se trata de resolver este tipo de situación con cilindros más sencillos, es crearla en casa, utilizando una lima de metal sobre las ranuras de una copia de la llave, específicamente en sus muescas o espacios más profundos, que se ahondarán al máximo.
Esta técnica del bumping consiste en modificar una llave con cierta presión y rapidez a través de un golpe seco cuando se introduce en un cilindro para lograr que sus ranuras o pines encajen con los que tiene internamente ese cilindro para lograr que éste gire y se abra la cerradura en una especie de brinco o salto que puede provocar la rotura de la cerradura mientras posibilita su apertura.
El proceso es el siguiente: se introduce la llave en el cilindro y se retira cuando se sienta el primer clic, observando que queda casi entera dentro del cilindro; se empuja o se jala en la dirección en la cual se quiere hacer el giro de la llave y si se le da un golpe seco en la parte posterior con el mango de un destornillador.
Dado que es posible que la cerradura quede rota, se recomienda que en las situaciones donde esta técnica deba ser aplicada, se tome la previsión de contar con una nueva cerradura para hacer el cambio de inmediato, sobre todo en casos donde la aplicación deba hacerse en una puerta principal.
De ser una puerta interna y donde sea menos preocupante romper la cerradura que abrir la puerta, se recomienda concretar esta acción para luego reparar la cerradura con calma.
En vista de las características y procesos que contempla esta técnica, te será fácil comprender el por qué sólo debe usarse en caso extremos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies